Arquitecto municipal rechaza Proyecto de Derribo de Aparejadores

+INFOGRAFÍA: ¿Qué proyectos puede firmar un Arquitecto Técnico?

Recientemente, hemos tenido un lamentable incidente con un Ayuntamiento, al tener que solicitar una Licencia de Obras para la ejecución de una Demolición de una vivienda unifamiliar aislada. El caso en concreto tiene mucha miga pues no solo está involucrado el propietario y el ayuntamiento, sino que interviene una orden de derribo desde el gobierno autonómico.

Los Antecedentes

La vivienda objeto de la demolición es un chalet que se construyó en su día sin las preceptivas licencias municipales, y además en suelo clasificado en el Plan General como No Urbanizable. Tras varios años de demandas, contestaciones, alegaciones y demás vericuetos legales, se llega al punto en el que se ordena la demolición inmediata del edificio. Se establecen además multas periódicas en el caso de no realizar la demolición en el plazo indicado.

Hasta ahí, todo correcto. El cliente desiste en sus intentos de mantener la vivienda, de construcción reciente, y procede a iniciar los trámites para su demolición.proyecto de obras

Como suele suceder, y hasta cierto punto es algo normal, el cliente no esperaba que fuese necesario todo un proyecto para derribar su vivienda, ni mucho menos la solicitud de una Licencia de Obras. Cuando contactó con nosotros ya fue informado de la necesidad de dicho trámite, nos comentó su caso, lo valoramos, se aceptó el presupuesto, y comenzamos con la redacción del Proyecto de Derribo.

La “opinión” del Arquitecto municipal

La sorpresa, y lo reseñable del caso, fue cuando, al contactar con el Arquitecto municipal para esclarecer un asunto acerca de la documentación que acompañaría al proyecto, nos indica que cree que, como Arquitectos Técnicos, no podemos redactar un Proyecto de Demolición. Nos dice que no lo puede asegurar, pero que se lo miraría y al día siguiente nos lo confirmaría.

A nosotros también nos hizo dudar pese a haber formalizado ya más de un proyecto de derribo sin problema alguno, así que nos aseguramos también revisando la legislación aplicable, y comentándolo con el Colegio de Aparejadores. Al parecer, la LOE no detalla en su ámbito de aplicación las obras de demolición, por lo que dicha atribución vendría dada por la ley 12/1986, en el apartado 2 del artículo segundo:

1. Corresponden a los Ingenieros técnicos, dentro de su respectiva especialidad, las siguientes atribuciones profesionales:
  • a) La redacción y firma de proyectos que tengan por objeto la construcción, reforma, reparación, conservación, demolición, fabricación, instalación, montaje o explotación de bienes muebles o inmuebles, en sus respectivos casos, tanto con carácter principal como accesorio, siempre que queden comprendidos por su naturaleza y características en la técnica propia de cada titulación. […]
2. Corresponden a los Arquitectos técnicos todas las atribuciones profesionales descritas en el apartado primero de este artículo, en relación a su especialidad de ejecución de obras, con sujeción a las prescripciones de la legislación del sector de la edificación.
La facultad de elaborar proyectos descrita en el párrafo a), se refiere a los de toda clase de obras y construcciones que, con arreglo a la expresada legislación, no precisen de proyecto arquitectónico a los de intervenciones parciales en edificios construidos que no alteren su configuración arquitectónica, a los de demolición y a los de organización, seguridad, control y economía de obras de edificación de cualquier naturaleza.

Por lo que, desgranando el último párrafo, donde detalla el tipo de obras en donde podemos redactar el proyecto, quedaría de la siguiente manera:

  • Obras y construcciones que no precisen proyecto arquitectónico
  • Intervenciones parciales en edificios existentes si no se altera la configuración arquitectónica
  • Proyectos de demolición.
  • Proyectos de organización, seguridad, control y economía de obras de edificación de cualquier naturaleza

arquitecto ontinyentAsí, una vez documentados acerca del tema, llamamos al día siguiente al Arquitecto, para que nos confirme si efectivamente, según su criterio, podemos firmar este tipo de proyectos. Al hablar con él nos indica que sí lo ha comprobado, y que efectivamente no podemos firmar este tipo de proyectos. Sus argumentos se basaban en que el uso del edificio era residencial, y por ello, según la LOE sólo puede realizarse por un Arquitecto. Este argumento comete el gran error de pensar que una obra de demolición es una obra de construcción o edificación, pero la LOE no articula sobre demolición sino sobre edificación, tal como indica el artículo 2 Ámbito de aplicación:

1. Esta Ley es de aplicación al proceso de la edificación, entendiendo por tal la acción y el resultado de construir un edificio de carácter permanente, público o privado, cuyo uso principal esté comprendido en los siguientes grupos […]
2. Tendrán la consideración de edificación a los efectos de lo dispuesto en esta Ley, y requerirán un proyecto según lo establecido en el artículo 4, las siguientes obras:
  • a) Obras de edificación de nueva construcción, excepto aquellas construcciones de escasa entidad constructiva y sencillez técnica que no tengan, de forma eventual o permanente, carácter residencial ni público y se desarrollen en una sola planta.
  • b) Todas las intervenciones sobre los edificios existentes, siempre y cuando alteren su configuración arquitectónica, entendiendo por tales las que tengan carácter de intervención total o las parciales que produzcan una variación esencial de la composición general exterior, la volumetría, o el conjunto del sistema estructural, o tengan por objeto cambiar los usos característicos del edificio.
  • c) Obras que tengan el carácter de intervención total en edificaciones catalogadas o que dispongan de algún tipo de protección de carácter ambiental o histórico-artístico, regulada a través de norma legal o documento urbanístico y aquellas otras de carácter parcial que afecten a los elementos o partes objeto de protección.
3. Se consideran comprendidas en la edificación sus instalaciones fijas y el equipamiento propio, así como los elementos de urbanización que permanezcan adscritos al edificio.

Así mismo, y persistiendo en su error de realizar una analogía entre la obra de demolición y obra de edificación, argüía que “toda obra que comprometa la seguridad de las personas, será proyectada por un arquitecto”.  Este argumento era, si cabe, más surrealista que el anterior, pues al decirle que después del derribo no iba a residir nadie allí, ya que nada quedaría allí, y por tanto, no se compromete la seguridad de nadie, nos dice que “compromete la seguridad de las personas que trabajan en la obra”. En este punto de la conversación a penas sí podíamos articular palabra, pues sería una aberrante contradicción que la figura del Coordinador de Seguridad y Salud de la obra fuese exclusiva del Arquitecto Técnico, y que por comprometer la seguridad de la obra el proyecto no puede ser redactado por un Aparejador. Pero entonces, ningún tipo de obra podría ser redactado por un Arquitecto Técnico ¿no? pues en todas ellas habrá personas trabajando. No conviene ahondar más en este tema del argumentario del Arquitecto, pues es a todas luces equívoco y reiteradamente erróneo.

Acciones judiciales contra Ayuntamiento y Arquitecto municipal

proyecto de demoliciónDespués de esta conversación, y de asegurarme que no iba a aceptar nuestro proyecto, me puse en contacto con el Colegio de Aparejadores, dónde me indicaron que debía proceder a entregar la documentación para solicitar la licencia y esperar a tener el informe negativo con los motivos aludidos. Con esto en mano se debería proceder a demandar al Arquitecto y al Ayuntamiento.

A fecha de redacción de este post continuamos sin tener noticias del proyecto que presentamos en el ayuntamiento, y estamos a esperas de una resolución.

Al margen del asunto administrativo y judicial, resolvimos que sería interesante aportar en esta entrada del blog, una sencilla infografía, basándonos en la numerosa documentación que existe al respecto, sobre cuáles son los proyectos que podemos redactar los Arquitectos Técnicos o Aparejadores o Ingenieros de la Edificación. Es evidente que la ley siempre parece algo ambigua, pues en el campo de la edificación es enorme la casuística que puede darse, pero la mayoría de los casos no dan lugar a dudas por tratarse de intervenciones tipificadas.

Infografía: Atribuciones de Arquitectos Técnicos en redacción de proyectos

Como siempre, todo esto se hace con toda la documentación posible y con la ayuda de otros compañeros, pero si vieseis algún fallo, o detectaseis alguna errata, nos lo indicáis en los comentarios o por correo.

proyecto de obras

Pin It

Tecniat

  1. ignacio Says: enero 3, 2016 at 8:34 pm

    Me gustaría saber si en vez de tener el título de arquitecto técnico tienes el de ingeniero de edificación , que pasaría con lo que dice la loe de las atribuciones de ingeniero? Simplemente es la palabra ingeniero la que nos da la atribución ?

    • Hola Ignacio, gracias por tu comentario. Pues yo entiendo que se trata de un tema de denominación, puesto que tanto Ingeniero de Edificación y Aparejador o Grado en Arquitectura Técnica son titulaciones con las atribuciones de Arquitecto Técnico. El arquitecto técnico es la profesión y las mencionadas titulaciones son las que conceden las atribuciones para ejercer dicha profesión.
      De todos modos, es cierto que si la LOE ya era un poco liosa, con el tema este de la denominación ya le pusieron la guinda.