3 años de Blog de Tecniat

Un buen momento para hacer balance

Han pasado ya más de tres años desde que en su día decidimos emprender nuestro particular camino en el mundo de la arquitectura técnica, como profesionales liberales. Una de las prioridades, para ese nuevo proyecto era, sin duda, crear un blog para la empresa.

Cómo empezó todo

Aunque tanto Vicent Abad como yo, ya trabajamos como Arquitectos Técnicos en una empresa constructora, este nuevo proyecto tenía en su día la ilusión por desarrollar nuevos aspectos de la profesión con los que no habíamos podido, hasta el momento, tener relación directa. Ambos estuvimos en la misma empresa constructora, y allí realizábamos trabajos en el campo de la jefatura de obra, con mucha dedicación a pie de obra, pero también con bastantes horas de oficina. Si bien Vicent se especializó a pie de obra, en mi caso, al tratarse de una empresa que trabajaba para la administración pública, me especialicé en el campo de la redacción de estudios de licitación, y pase de estar en obra, a estar prácticamente todo el tiempo en oficina

Los dos terminamos casi al mismo tiempo en esta empresa de Ontinyent, por lo que decidimos, como muchos otros técnicos, que era un buen momento para ampliar la formación y actualizarse en el campo técnico. Algo que, cuando tienes ya cierta estabilidad en una empresa, parece que cuesta más. Optamos por un máster de la Universidad Politécnica de Valencia, uno en Gestión de Edificación, y otro en Planificación y Gestión de obras de Ingeniería Civil.

Fue al finalizar el máster cuando surgió la idea de crear Tecniat. Si bien al principio la formábamos tres técnicos, el tercero abandonó el proyecto al cabo de algo menos de un año, pues era complicado compatibilizar el trabajo con sus estudios de Arquitectura, que en aquel momento realizaba.

Y ¿qué hemos escrito en este blog?

Sabíamos que tener un blog era importante, aunque más tarde entendimos por qué, y fue más tarde aún, cuando fuimos optimizando los posts, con el fin de posicionar la página con una estrategia concreta. No hay más que ver el primer post, para ver que efectivamente ha habido una evolución (creo que bastante positiva) tanto en la estructura del texto, como a nivel estético y formal.

Y este primer post, hablaba, como no, del entonces neonato Certificado Energético. Todos recordamos la polémica que se generó en su día, sobre todo en el entorno de los propietarios de viviendas, cuando se dijo que el dichoso certificado costaría unos trescientos euros. No sabemos en su día en qué se basaron para llegar a este número, pero lo que está claro es que está muy lejos de la realidad de hoy día.

Desde entonces hasta hoy, hemos intentado hablar de práticamente todo, en ocasiones dirigido a otros técnicos y otras dirigido al público en general. Fue el caso del post más compartido en Facebook, el relativo las funciones del Aparejador, algo que nos alegra sobremanera, pues este post no tenía otra intención que divulgar nuestras aptitudes de cara a las necesidades de la sociedad. aparejador ontinyent

Este éxito fue debido, muy probablemente, además de a ser una publicación donde defendemos nuestra profesión, al uso de Infografías. Habréis notado que, de un tiempo a esta parte, intentamos introducir infografias en todos nuestros posts. Esto es porque realmente es un buen medio para la difusión, además de que, al tratarse de contenido visual, es mucho más efectivo y práctico en redes sociales. Si además sumamos mi afición al diseño gráfico, resulta además llevadero, pues aunque lleve un tiempo hacerlo, disfruto con ello.

Otra infografía que tuvo muy buena acogida fue la relacionada con la Historia del Arquitecto Técnico. También relacionada con la profesión, y que toca un tema peliagudo en la misma, como es el de la denominación de la titulación.

Un post que dió la vuelta a todas las redes, fue uno que redacté para saciar mi propia curiosidad. Se trataba del origen de la palabra Hormigón, y del por qué de su peculiaridad en España. Hay que agradecer, en este sentido, la difusión de la red social de Aggregatte, pues puso a tope su maquinaria divulgativa para hacer llegar el post a todos los rincones. Nos llegaron bastantes propuestas para modificar algunos datos, sobre todo referentes a países suramericanos de habla hispana, donde nos matizaban su usos en sus respectivos países.

Pero también nos gusta aportar valor al público en general, o a aquellas personas a las que podamos solucionar algún problema. Es el caso de entradas como la referente a apertura de locales, como los 5 errores a evitar en la Apertura de un Local, o en el caso de la compra venta de viviendas y/o el campo de la reforma, con el post 10 consejos para reformar una vivienda antigua. Este también, por supuesto, con su infografía.apertura de negocios

¿Y por qué tanta defensa de la profesión?

Estos tres años en Tecniat, nos han hecho ver nuestra profesión desde un prisma muy distinto al que puedas tener trabajando como jefe de obra en una constructora. En este sentido, el hecho de desarrollar la profesión como liberal, ha hecho que nos demos de morros contra la concepción que tiene de nosotros la sociedad en general.

Ya no es tan solo un tema de la crisis del ladrillo, que suena ya hasta algo antiguo, sino cómo ésta nos ha dado un bofetón para espabilarnos y hacernos ver, cara a cara, cuál es nuestro reflejo en la sociedad. Y la imagen no es muy alentadora. Se valora muy poco nuestro trabajo, probablemente por un tema que últimamente vemos bastante en las redes, y no es otroque el de no haber sabido vendernos mejor. Ya Enrique Alario lo comenta en uno de sus OnSite Podcasts, donde decía que no podemos resignarnos a hacer un trabajo solo porque lo exige la ley, hemos de crear otro tipo de necesidades en nuestros clientes.

Y todas estas actuaciones, encaminadas a mejorar la imagen de la profesión, a hacernos visibles a la sociedad, y a crear una marca única e inconfundible del Aparejador, se puede resumir en una sola palabra: Marketing. Almudena Gancedo lo explica perfectamente en esta entrada de su blog. Qué duda cabe que es un asunto a resolver, y en el que todos hemos de poner nuestro granito de arena, más allá de las obligaciones de las instituciones que nos representan, y de las que tanto solemos quejarnos.

¿Y a qué nos hemos dedicado?

Pues, como se suele decir hoy en día, nos hemos dedicado “a lo que nos han dejado”. Si bien sí decidimos en su día dónde enfocar nuestros servicios, también ha sido la demanda quien ha ido regulando nuestra oferta de servicios. Por una parte, teníamos claro que queríamos aprovechar todo nuestro conocimiento que adquirimos a pie de obra, y aquello en lo que nos especializamos en su día, como fue la redacción de Estudios de Licitación.

Pero también éramos conscientes de la necesidad de formarnos en temas específicos de nuestra profesión, y nos decantamos por la Redacción de Proyectos de Reforma, la adecuación de locales para la Apertura de Actividades

También es cierto, y es algo que creemos a pies juntillas, que cualquier aspecto de la profesión del Arquitecto Técnico o cualquier faceta a desarrollar, ha de pasar necesariamente por experiencia a pie de obra. Cualquier peritaje, estudio de proyecto, valoración, certificado, informe, dictamen, requiere de conocimiento de la realidad de la obra, que sólo se consigue habiendo ejercido como jefe de obra. Es una afirmación que entiendo que resulta dura para los recién egresados de los últimos años, pues siquiera han podido hacer ni el proyecto  final en una constructora, habida cuenta del panorama contemporáneo.

Y ¿cómo hemos trabajado?

Pues al igual que en el epígrafe anterior, “como hemos podido”. Bromas a parte, lo que teníamos claro, al empezar, es que no nos podíamos permitir el alquiler de un local abierto al público, por lo que decidimos trabajar desdes nuestras casas, como lo hacen la mayoría de profesionales liberales del sector.

Pero al poco de empezar con Tecniat, nos propusieron acceder a formar parte de la Asociación de Emprendedores Rurales, una asociación sin ánimo de lucro, que fomenta el emprendimiento en los pueblos y zonas rurales. Nos pareció un propósito estupendo, y desde entonces trabajamos con ellos para fomentar, en la medida de lo posible, el espíritu emprendedor en nuestra zona, y ampliar las relaciones con profesionales de otros sectores, para apoyarnos mutuamente.

Fue entonces cuando conocimos el concepto de Coworking, es decir, un espacio de trabajo, a bajo coste, y donde compartimos puestos de trabajo con otros emprendedores, o freelancers. Varios días a la semana trabajamos desde el coworking de Ontinyent, y es otra forma de trabajo que nos encantó.

En resumen: Gracias a todos los lectores del Blog

Pues esto ha sido lo que os hemos querido contar en este post especial. Queríamos acercarnos un poco más a vosotros, contaros nuestra experiencia en estos años, pero sobretodo, agradecer a todo aquel que le ha dedicado unos minutos de su vida a leer nuestros artículos.

Los que os dediquéis también a estos menesteres de la escritura en blogs, sabéis que es algo costoso que requiere de su tiempo y esfuerzo, por ello es de agradecer cuando hay tan buena acogida

Pin It

Tecniat