5 errores a evitar en la Apertura de un Local

Informarse a tiempo sobre los pasos a seguir y la documentación necesaria para la apertura será la clave del éxito

Abrir un negocio en un local al público exige una serie de requisitos que no son popularmente conocidos, y que además suelen quebrar la planificación que el emprendedor tenía para abrir su tienda o local de servicios. Hay además toda una extensa normativa que cumplir y justificar frente a los servicios técnicos de los ayuntamientos y que condicionarán la correcta formalización de la apertura.

Aquí van cinco consejos, en forma de errores a evitar, para que el periplo documental no se convierta en un viacrucis interminable.

apertura de negocios

#1 Alquilar el local antes de consultar con los técnicos. Es el error más común y que más puede perjudicar al titular de la actividad. El emprendedor que decide enrolarse en un nuevo negocio y abrirlo al público tiene muy claro que tendrá una serie de obligaciones para con hacienda y la seguridad social, pero lo que no está tan extendido son las obligaciones que tendrá de cara al ayuntamiento para formalizar y legalizar la apertura. En no pocos casos el titular de la actividad busca el local que entiende idóneo para su actividad y, una vez encontrado y con el contrato de alquiler firmado, se encuentra con que en esa ubicación no es posible desarrollar dicha actividad. La solución pasa por dejarse asesorar, previo a cualquier contrato, por un técnico competente que pueda en una simple visita, advertir si el local es apto o tiene las condiciones para adecuarlo a la actividad en cuestión. Esta simple previsión puede ahorrar muchos dolores de cabeza al titular, además de no retrasar los trámites.

#2 Hacer la reforma antes de formalizar la apertura. Es el siguiente paso al anterior. Hay quien una vez alquilado, o adquirido el local, comienza con las obras de adecuación que, a su propio criterio, necesita para acondicionarlo. La solución es la misma que la del punto anterior. En este caso además, el coste del error es más elevado, tanto como el coste de las obras o de los elementos que se deben modificar por no haber realzado previamente el Proyecto Técnico.

apertura de negocio

#3 No informarse de los trámites administrativos. Parece evidente, pero es más común de lo que debiera. Y la consecuencia de este error son los dos anteriores. Si previo incluso a la búsqueda de local, el futuro titular de la actividad acude a su ayuntamiento o a la junta de distrito correspondiente para informarse de los trámites a realizar, evitará sorpresas posteriores y sabrá de antemano, o se hará una idea, de los costes asociados a una apertura de local al público, ya sea en concepto de tasas, de impuestos y/o honorarios facultativos por el proyecto. Muchas personas, de hecho, desconocen que es necesario un técnico (arquitecto, arquitecto técnico o ingeniero) para obtener su licencia de apertura.

#4 Pensar que el proyecto técnico es “otro papel”. Una vez sobrepasados los puntos anteriores, si el emprendedor ha sido lo suficientemente cauto para salvarlos, llega el momento de no caer en el error denominativo de entender que el Proyecto Técnico es “otro papel”. Y no es simplemente por una cuestión de herir orgullos (aunque un poco también), es la actitud que puede llevar asociada, es decir, hacer caso omiso a las especificaciones que allí se detallan y que justifican el cumplimiento de la normativa de aplicación. Quizá no es un caso tan común como en los anteriores, pero se da esta circunstancia al pensar que una vez redactado el proyecto ya se ha cumplido con el expediente y que el titular ya es libre de hacer lo que estime oportuno es su local. Se trata de un error grave que además podría conllevar sanciones y retrasos en la formalización de la apertura.

apertura negocio valencia

#5 No comprobar los antecedentes del local. Este es un caso más específico, y se puede dar en situaciones en las que el futuro titular decida instalarse en un local donde ya se desarrollaba la misma actividad que la que pretende desarrollar. En este caso es vital confirmar que efectivamente este local disponía de la preceptiva licencia, puesto que no sería el primer caso en el que se encontrase con que el anterior propietario no formalizó convenientemente la apertura y en los servicios municipales del Ayuntamiento no figure como tal, por lo perdería las ventajas de que, a priori, se disponen al instalarse en un local ya adecuado para la actividad.

A modo de resumen

Y como antídoto a todo mal en el proceso de apertura de un establecimiento está la información y la previsión. Estar informado antes de mover un solo dedo de cuáles van a ser todas las estaciones en las que haremos parada antes de llegar a la ansiada meta.

No está de más que, tanto ayuntamientos como técnicos, nos molestemos en divulgar y hacer un poco de didáctica en estos asuntos para poder llegar al emprendedor, empresario o empresa que está dispuesto a realizar al apertura de un local de cara al público, y así contribuir entre todos a facilitar los procedimientos.

Pin It

Tecniat